Envío de medicamentos, suministros médicos y vitaminas

La situación sanitaria en Venezuela es cada vez más alarmante. La escasez ha provocado un aumento en la mortalidad infantil y materna, además de un repunte en los casos de enfermedades infecciosas y víricas como la malaria o la difteria.

Human Rights Watch (HRW) publicó un informe el pasado mes de abril de 2019 titulado “La emergencia humanitaria en Venezuela”, en el que recoge  “se requiere una respuesta a gran escala para abordar la crisis de salud y alimentaria”.

Una de las enfermedades que representa un mayor riesgo de extenderse es la malaria, una amenaza que parecía haber quedado en el pasado. América Latina consiguió reducir en alrededor del 62% los contagios por esta enfermedad entre los años 2000 y 2015 (de 1.181.095 a 451.242). Pero, en 2016, esta cifra dio un salto atrás (875.000) y uno de cada tres casos se dieron en Venezuela.

Si bien la malaria es el caso más claro, los científicos advierten de otras enfermedades que también corren el peligro de extenderse más allá de las fronteras venezolanas y socavar los esfuerzos que los países vecinos habían hecho por combatirlas.

Una de ellas es el mal de Chagas, considerado uno de los mayores problemas de salud de América Latina. Lo transmiten los chinches a través de sus picaduras y no tiene cura, sino que es una enfermedad crónica que puede causar insuficiencia cardíaca.

Ya antes de la crisis económica, en Venezuela había aumentado el riesgo de que esta enfermedad resurgiera. Pero, según el estudio, esto ha empeorado aun más desde que el gobierno abandonara el programa de supervisión y control del mal de Chagas en 2012, con nuevos focos de transmisión activos que se reparten en varios estados.

Entre las otras enfermedades que causan preocupación está el denguecuya incidencia se cuadriplicó en Venezuela entre 1990 y 2016 y es más alta en las áreas colindantes con Colombia y Brasil.

Los continuos cortes de luz y agua en el país hace que cada vez más gente almacene esta última, creando las condiciones perfectas para la reproducción de los mosquitos que portan esta enfermedad.

La leishmaniosis, una conjunto de enfermedades que pueden dañar gravemente el hígado y el bazo, es transmitida por la picadura de un insecto conocido como “palomilla” en Colombia y “arenilla” en Ecuador. Desde 2006, sin embargo, las zonas endémicas se han extendido “sustancialmente”, dice el informe. “La dispersión fronteriza desde Venezuela ya está ocurriendo y muchos casos de leishmaniosis visceral y la cutánea han sido detectados en migrantes venezolanos en Colombia en los últimos seis meses”, dice el estudio.

Con este proyecto ayudamos a la prestación de atención sanitaria básica en Venezuela, colaborando con la  ONG venezolana Salud y Familia, a la que enviamos medicamentos, vitaminas para mujeres embarazadas, niños y ancianos.

Mandamos medicamentos y suministros médicos desde España o bien los fondos necesarios para su adquisición en el país, cuando eso sea posible.

Si quieres colaborar con este proyecto puedes hacerlo a través de

https://www.migranodearena.org/reto/20600/ayuda-humanitaria-de-emergencia-en-venezuela

Nuestro socio local:

http://www.saludyfamilia.org.ve/

Ficheros
Galería